13 feb. 2013

El barco


Carlitos siempre había querido un barco. Un barco dentro de casa.
-¿Y para qué quieres un barco dentro de casa? -se sorprendió su hermana, pensando que estaba loco.-Los barcos sólo navegan por el mar.
-Por eso mismo -respondió Carlitos-. Porque yo quiero probar cosas nuevas y navegar por el aire.
-Pero eso es imposible.
-¿Y por qué? ¿No hay artistas que pintan cuadros surrealistas? Eso tampoco existiría en la realidad, pero ellos lo pintan porque no hay nadie que les diga: "eso es imposible, no puedes hacerlo".
Y ella calló.