28 ene. 2013

Pide un deseo

Si cuando ves una estrella fugaz
 no te da tiempo a pedir un deseo,
 entonces ¡pide ver miles de ellas para que se te cumpla! 





27 ene. 2013

Jugar con colores

Si ves que el día empieza está gris
siéntate y sin pensar
mezcla colores en el cristal
y con tus manos 
 juega
a ver qué aparece


25 ene. 2013

Nieve

Era un día frío y gris en Noruega. Los niños se metían las manos en los bolsillos de los abrigos y caminaban con la espalda encorvada, tiritando.
Pero Kjell no.
Kjell era un niño al que le encantaba jugar con la nieve. Nunca tenía frío. Ni guantes. No los necesitaba para coger la nieve.
Y debido a ese don especial, Kjell ayudaba a todas las personas en el duro invierno. Les acompañaba a coger leña al bosque mientras que los vecinos, sin salir de su asombro, seguían preguntándose por qué un niño tan pequeño no sentía frío.
 -¿Por qué no tienes frío? -le preguntó una amiga suya, pero Kjell siempre se encogía de hombros, negando con la cabeza, sonriendo.

En el verano, sin embargo, el niño no salía de su casa. Simplemente no podía. Dormía en su cama de agua helada, pero cuando no soportaba más el calor, se metía en el congelador.

-¿Qué haces todo el verano encerrado en casa? -Un grupo de chicos se acercaron a Kjell.
-Eso, ¿por qué no sales en verano? ¡Qué raro eres! -Mikkel retiró las cortinas, dejando entrar toda la luz y el calor a la habitación.
-¡No! -gritó Kjell-. ¡Cerradla de nuevo, me da calor!
-¿Qué te pasa...?
Pero ya fue demasiado tarde: Antes de que a los amigos les diese tiempo a correr las cortinas, Kjell se derritió como la espuma en el agua. Desapareció, dejando restos de nieve en el suelo.

Y es que nadie sabía que Kjell era un niño hecho de nieve.




10 ene. 2013

Blanco

Quieres ver la salida,
pero hay tanta luz que no la ves.

El blanco te ciega;
pretendes caminar,

pero no hay tierra.
Comienza otra vez.

Cierra los ojos
y avanza

No pienses (el miedo te paraliza).
Sólo imagina

y llegarás a tu camino.
Tu destino